Overcurve & Undercurve

DOS MANERAS DIFERENTES DE ENFRENTAR LA GRAVEDAD

Partimos del punto de partida que el esfuerzo es expresivo. Recuperarse requiere un esfuerzo. Otras técnicas de danza pueden rechazar este punto de vista y empujarnos a hacer parecer que cada movimiento debe realizarse sin esfuerzo, ¿verdad? pero esto no es cierto, no está en las cuerdas y en la perspectiva de la técnica de Humphrey/Limón. En realidad, lo que agrega ese toque y textura extra al movimiento es cuánto esfuerzo se necesita para levantarnos contra la gravedad. Percibimos, recibimos y comunicamos un sentido real del peso cuando realmente dejamos de controlarlo, así nos podemos mostrar y ver su fuerza y velocidad.

 

En el vocabulario Limón hay dos elementos que están íntimamente relacionados en relación a la caída y la recuperación, son la idea de overcurve y undercurve. Dos maneras totalmente diferentes y opuestas de enfrentar nuestra relación con la gravedad e iniciar un movimiento. Dos movimientos que pueden parecer similares, pero no lo son. Uno vinculado a la idea de rebote, crecimiento hacia arriba para caer lejos, mientras que el otro se conecta a la idea de swing, partiendo de una caída. 

 

En la overcurve, la pelvis dibuja un arco hacia arriba, o medio arco comenzando desde arriba, para luego empujar y dejar caer la pelvis hacia los lados. Es un impulso que se da para subir arriba de una oposición extendida creada sobre todo por el talón y la pelvis y luego caer (up and over).

IMG_8714.JPG
image0.jpeg

Cuando nace de un simple estar de pie, la overcurve, siempre busca primero la verticalidad, la sensación de crecimiento hacia arriba, para luego empujar el peso del cuerpo lejos del punto de equilibrio. En consecuencia, durante el movimiento la pierna de apoyo permanece extendida gracias a la búsqueda de un alargamiento de las extremidades; el talón crea una oposición, no solo en relación con la pelvis, sino también en relación con el pecho, la cabeza y otras partes del cuerpo. Encontramos esta oposición tanto en el lugar como durante la acción, mientras que la pelvis se aleja de su centro; durante la fase de movimiento el talón intenta resistir oponiéndose a la caída, permaneciendo pegado al suelo el mayor tiempo posible.

 

Obviamente, esta acción puede iniciarse y luego dirigirse hacia cualquier lado. El busto también tiene su importancia, se pueden crear muchas figuras aprovechando todas las posibilidades de oposición y release en las diferentes partes del cuerpo; como ya se mencionó en otro artículo para Limón el cuerpo es una verdadera orquesta.

 

Undercurve es un movimiento que comienza con la caída del peso de uno cuerpo en su lugar, moviendo el peso en una nueva dirección y luego recuperándolo hacia arriba. Empezamos el movimiento desde una caída, soltando las articulaciones de las caderas, rodillas y tobillos, para dejar caer la pelvis de la posición en la que se encuentra y empujarla en una nueva dirección. La pelvis dibuja un arco en el espacio hacia abajo y durante la fase final del movimiento necesitamos usar nuestra fuerza para recuperarnos hacia arriba. La repetición de una undercurve puede crear una real sensación de swing.

La overcurve y la undercurve no siempre se hacen como en los dibujos, pero creo que es una clara demostración de cuanto pueden ser expresivamente diferentes. Tienen un ritmo diferente, los movimientos siempre se articulan dentro de la caída y de la recuperación, pero la intención con la que afrontamos la gravedad cambia.

 

Al unir los arcos trazados por la pelvis en el espacio, se percibe inmediatamente que, si se unen mientras realizamos un movimiento alterno de overcurve y undercurve, la idea que nos recibimos es la de un movimiento cíclico. Las dos acciones pueden interpenetrarse entre sí.

Escrito por Matteo Mascolo.

Fuente: La información viene de mis propios cursos de profundización sobre esta técnica gracias a los programas de la Limón Dance Company en los que he participado.