There is a time (1956)

LA ETERNA OBRA DE JOSÉ LIMÓN (Análisis repertorio Kaatsbaan NY 2020)

“Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo".

Eclesiastés 3:1

 

A 65 años del estreno, el 19 de diciembre de 2020, el nuevo director de la Limón Dance Company, Dante Puleio, vuelve a proponer There is a time en toda su belleza durante la residencia en el Kaatsbaan Parque Cultural de Nueva York. Toda la obra es, tanto coreográfica como musicalmente, impecable. Fue creada por José Limón en 1956 sobre la partitura Meditations on Ecclesiastis de Norman Dello Joio y, con respecto a la primera función, el actual director recurre a su ojo artístico para revisar algunos detalles.

 

“un tiempo para nacer y un tiempo para morir”

 

Los bailarines componen un círculo que llena el escenario y se mueve majestuosamente evocando el interminable paso del tiempo. Este círculo se ve repetidamente en muchas formas, ritmos y situaciones dramáticas, siempre en alusión al texto del capítulo 3 del Eclesiastés y su evocación de la experiencia humana. Se bailan doce versos del pasaje bíblico y gracias a la oscilación del movimiento entre una caída y una recuperación (principio en el que se basa la técnica Limón), la compañía representa con gran habilidad los múltiples estados en oposición del texto, subrayando que hay un tiempo para cada uno de ellos.

 

“un tiempo para callar y un tiempo para hablar”

 

La partitura musical se escribió específicamente para There is a time, pero nunca se terminó. Hacia el final de la realización de la obra el compositor Dello Joio dejó el dúo A time to keep silence, and a time to speak sin acompañamiento musical. Limón aprovechó la ocasión para representar un profundo silencio en contraste con un ruido penetrante. A diferencia de la primera versión de 2020 se puede ver un cambio de roles: esta vez es la mujer quien afirma su importancia, se golpea las piernas ruidosamente e insistentemente y tratando de establecer su punto de vista intenta destruir el del hombre, que se caracteriza por movimientos silenciosos que devoran.

 

“un tiempo para abrazarse y un tiempo para despedirse”

 

Incluso el dúo A time to embrace añade algo nuevo a su profundidad. Primero se representó con un paso doble hombre-mujer y ahora se vuelve a proponerlo con dos hombres en el escenario, que abrazan la existencia recíproca independientemente del color de la piel. Sus lifts recuerdan a los personajes de los cuadros de Chagall, que flotan en el aire. Durante la coreografía, los bailarines crean un inesperado y maravilloso lift cabeza abajo desde el cual uno se descansa sobre el hombro del otro, y girando descienden en espiral hasta el suelo. Un lift fluido, inusual y muy Chagall.

 

“un tiempo para llorar y un tiempo para reír”

 

Justo antes del final llega una escena coreográfica especialmente emotiva: el grupo, junto con el solista, se mueve con una fluidez encantadora para recomponer el círculo. Había una grande escucha y el deseo de avanzar juntos hacia el futuro resonaba en sus huesos. There is a time enseña que hay un tiempo para todo y que la vida sigue transcurriendo cíclicamente. Afortunadamente, tenemos las obras de visionarios como Limón y Puleio para recordarnos estas verdades, incluso en tiempos como estos.

 

“Un tiempo para gemir y un tiempo para bailar”

 

Cabe añadir que el encanto de esta obra reside también en que aún está en flor. La compañía mantiene vivo el trabajo de Limón con minucioso cuidado, pero acepta cambios. Después de todo, ¿qué sentido tendría embalsamar la belleza de un lirio recién florecido?

 

Escrito por Matteo Mascolo.

 

Traducciones: texto traducido al inglés por Bianca Pasquinelli y al español por Greta Zagani.

Fuentes: Limón Journal, Volume 1, Number 2, Summer 1994 ISSN 1073-7103. Pauline Koner’s autobiography, Solitary Song, 1989 Duke University Press. Dance is a Moment: A Portrait of José Limón in Words and Pictures, 1993 by Barbara Pollack and Charles Humphrey Woodford.

Photo credit: Kelly Puleio, Limón Dance Company Rehearsals, Kaatsbaan Residency, 2020. Courtesy José Limón Dance Foundation.

 
Foto orizzontale.JPG
Foto verticale.JPG