Kandinsky y la danza del futuro

Actualizado: 14 ago

Es necesario crear una nueva danza, la danza del futuro.

Wassily Kandinsky


En los veinte años transcurridos entre 1908 y 1928, Wassily Kandinsky (1866-1944), considerado uno de los precursores y fundadores del abstraccionismo, contribuyó más que ningún otro pintor contemporáneo a una nueva idea de la danza, integrándola en su visión para el futuro del arte. Sus formulaciones teóricas sobre la danza y el movimiento están presentes en numerosos de sus escritos, entre ellos el célebre libro De lo espiritual en el arte, escrito en 1910 y publicado al año siguiente. Aquí el pintor ruso critica el ballet europeo de la época, en pleno apogeo de los cambios realizados por la compañía Ballets Russes de Sergei Diaghilev. Para Kandinsky, el ballet era incapaz tanto de tratar ideas abstractas como de expresar una amplia gama de emociones; era necesario, por tanto, que naciera un nuevo lenguaje capaz de despertar las sensaciones más sutiles en el espectador.


En De lo espiritual en el arte Kandinsky hace referencia a Isadora Duncan (1877-1927), bailarina ya muy conocida en aquella época, que el pintor había visto bailar, probablemente varias veces, en Múnich, Alemania. Por un lado, Duncan había identificado una relación entre la danza griega y la del futuro, trabajando de manera similar a muchos pintores contemporáneos que